No puedes ver esta unidad ya que aún no has iniciado sesión.

8 Comentarios

  1. Hasta aquí sólo trataba de hacer esfuerzos para silenciar mi mente y poder consolidar el sueño
    Agregaré a mi ritual , regalonearme y evaluar el día .. et ir más temprano a la cama !

  2. Yo termino mi día por lo general cansada, suelo tirarme en el sofá, si no hay futbol, mi hijo y yo vemos una serie, que somos muy de series y de cine en general y charloteamos un rato; en el caso de que haya futbol, ya me toca con mi marido porque entonces toca discernir sobre alineaciones y demás detalles del partido, porque también me gusta mucho el futbol. Luego un ratito para mi en el espejo, con mis cremas para mi piel ultrasensible y duchita y a la cama. Si repaso mi día, aunque a veces me quedo dormida en el proceso, y muchs veces leo algo agradable, si es que me mantengo despierta. Cambiar un poco el ritual seguro que me ayudará a descansaar mejor. Aunque de momento el dormir es lo único que mantengo de mi juventud, soy muy dormilona y tengo muy buen dormir. Eso es una de las cosas que agradeceré cada mañana y cada noche

  3. Finalizó mi día descansando en el salón, con mi familia, viendo una serie, leyendo… y justo antes de ir a dormir, me encanta acompañar a mi hija a su camita y leer juntas un rato, o charlotear un poco. Cuando no hago esto, me voy a mi cama y leo a solas, deseo buenas noches a mi madre y mi hermana. Esos son mis rituales habituales.

  4. Ritualizadar el día me ayudará a descansar mejor y a levantarme con energía para poder hacer todas las cosas del día. La programación ya la tengo incorporada lo que me falta ponerle es la guinda del pastel con un rato de cuidado para mi.

  5. EL final de mi dia siempre es agotador, cansada muy cansada de cabeza y sin energia, me encanra esta oportunidad para cambiar esto, siempre me enfoco en lo que me quedo pendiente del dia siguiente y eso me impide descansar bien. Tengo la certeza de que con este Ritual todo va a ser diferente..Gracias Paloma..Definitivamente has creado un gran proceso

  6. Pues yo al final del día no me había planteado mimar mi cuerpo ni darle las gracias ni darme besos o abrazos. Lo incorporaré. Lo que sí he logrado a lo largo de este taller ya es dedicarme 15 minutos diarios a la lectura (hábito que había perdido) y antes de dormir ponernos mi hijo y yo una meditación o una música de lluvia, pájaros…gongs…Voy a añadir a este ritual dedicar unos minutos antes de revisar mis logros (hasta ahora solo miraba lo que me faltaba por hacer) y mis sentimientos a lo largo del día (mi best friend ya me dio la idea del “diario de las emociones”)

  7. Yo suelo terminar el día pronto. La última acción del día es la cena, y ahí evaluamos el día, contamos nuestras batallas y/o placeres, logros y los desastres… y programamos los siguientes días si es necesario (mi hija y yo) y cuando la cocina está recogida, se cerró el chiringuito… ya no se hace más cosas de la casa hasta el día siguiente. Este es mi plan desde hace mucho y procuro serle muy fiel, aunque algunos días me pierdo. Ya cenada con el pijama puesto, me pongo a ver la tv, que para mi es sagrado ver alguna serie en la tv, yo me engancho con una facilidad, se hace tarde y me suelo quedar dormida en el sillón un buen rato. Así que yo voy a cambiarlo por la lectura. Hace un tiempo leía un rato antes de dormir y reconozco que durante esa época yo descansaba mucho más que despues de ver la tv. Es hora de cambiar el ritual 🙂

  8. Mi día termina en la cama con un libro aunque últimamente me duermo a la segunda página (antes podía estar leyendo hasta las tantas). A veces me acuesto enfadada porque siento que se me van los días sin disfrutarlos, solo con obligaciones. Incluso este curso muchas veces es fuente de ansiedad o frustración porque creo que no lo estoy aprovechando al 100% y por eso no veo logros físicos.

    Por otro lado estoy durmiendo muy pocas horas y eso hace que tenga menos energía durante el día siguiente.

    Voy a dedicar un tiempo después de la cena y antes de acostarme para mí. Una ducha relajante, con música suave. O un buen masaje de pies (tengo por ahí un libro de reflexología podal sin leer). Algo que me haga meterme feliz entre las sábanas.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *