No puedes ver esta unidad ya que aún no has iniciado sesión.

5 Comentarios

  1. En mis dietas ya tiradas a la basura,jejeje.. siempre era como tú dices Paloma, el preguntarse ¿Qué y Cuánto?. Ahora con el orden de las preguntas, todo cambia. He hecho lo mismo que Núria y he analizado cada pregunta en mi realidad actual y en las únicas que creo estar fallando es en ¿cómo? y ¿dónde?, a ver si puedo lograr a cambiar eso ya que emocionalmente igual me afecta.

  2. Todas las dietas hechas hasta ahora, efectivamente marcaban la pauta en QUE comer y CUANTO comer. Mis punto débiles tengo claro que están en el para qué, el porqué y el cómo….. Veo fácil cambiar el cómo, y espero poder cambiar lo demás según vamos avanzando.

  3. Me ha gustado mucho ver que el orden de la preguntas que lo que determina todo. Yo he contestado prácticamente en todas las preguntas como si fuera dos personas, la de antes y la de ahora. Ya he encontrado la motivación y los mecanismos para premiarme con respecto a la comida, aunque tengo MUY presente que debo mantenerme vigilante para afianzar este cambio. Pero este aprendizaje es muy valioso.

  4. Me ha gustado el orden en el que hacer las preguntas. Porque, efectivamente, si sólo nos preocupamos de qué o cuánto comemos, muchas de nosotras lo estaremos haciendo bien (yo como sano y no excesivamente, de hecho hago ayuno bastantes horas al día). Sin embargo, me he dado cuenta que como “porque es la hora” y como muchas veces “para matar el tiempo”. No como para matar el hambre, ni para alimentarme. Y algo muy revelador y que me propongo cambiar ya: siempre que como en casa y dado que vivo sola, como en el sofá, viendo la TV, o con el ordenador, o con el teléfono…vamos, que no disfruto de la comida, que trago como un pavo. Y ¿por qué no como en la mesa? Porque es la misma mesa en la que trabajo. Voy a montarme un despacho en otra mesa y me propongo sentarme a la mesa a comer/cenar, poner la mesa bonita y disfrutar de la comida. A ver si se obra la magia!

  5. He contestado a las 7 preguntas y continúo pensando que no como mal. Lo poco que me permito de vez en cuando me engorda. También me he dado cuenta esta semana que me han pasado cosas bonitas y momentos felices, que como algo especial, que me apetezca y salga de la rutina de la verdura para continuar con ese momento de felicidad especial. Si en algún momento estoy aburrida o mirando la tele, a veces me apetece picar un poquito de chocolate, tomar un iogourt… pero nunca me paso. Siempre he sido consciente que si me paso, hay consecuencias. La verdad es que estoy bastante aburrida de comer a la plancha, verdura, ensaladas…. y si voy a un restaurante, me sigo portando bien y si un dia me permito algo diferente, al dia siguiente ya he subido 1 kg. Así que creo que tal vez, deba aprender a comer sano pero que sea más diferente para no aborrecer el comer y como he dicho anteriormente, mi caso sea más un problema emocional. Necesito ayuda Paloma para averiguar en qué me equivoco y pienso que lo hago bien.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *